Martes , Noviembre 29 2016
Inicio / País / Apuntes sobre el hambre y la escasez en Venezuela

Apuntes sobre el hambre y la escasez en Venezuela

“Un adulto que pasa meses viviendo de mangos o pasta en general va a sobrevivir, pero no será un ciudadano sano y productivo. En los menores, las consecuencias son irreversibles, pues afectan su capacidad para competir en el aula y tomar decisiones superiores”. Así comienza un extenso y contundente reportaje publicado en El Estímulo, sobre las consecuencias que desde hace meses ya se ven por la escasez de alimentos en el país.

Susana Raffalli, una de las nutricionistas venezolanas con mayor experiencia en catástrofes humanitarias en otras partes del planeta, aseguró en entrevista con este medio de comunicación, que ha estudiado a fondo el pensamiento alimentario de Hugo Chávez y que en el pasado trabajó codo a codo con el actual vicepresidente Aristóbulo Istúriz en emergencias por inundaciones. Las cifras no oficiales que maneja, confiesa, la han dejado en un estado de conmoción: 12% de los venezolanos en las ciudades está padeciendo hoy desnutrición crónica, lo que aumenta a 19% en la periferia urbana y a 30% en la población rural.

“Lo que más estremece a un nutricionista es ver a un niño retaco, porque esa talla pequeña apenas es la expresión externa de un profundo deterioro físico e intelectual que casi nunca se regresa. Un niño malnutrido va a formar después un hogar pobre y cerrará un círculo. Ese niño va a votar por un presidente populista, por un proyecto político que maneje los alimentos con criterio electoral o mercantilista”, sentencia la especialista.

Las consecuencias de una mala alimentación son radicalmente diferentes en niños y adultos, pues los adultos ya se formaron y en teoría, pueden “aguantar más”. Para los menores de edad es algo crítico, sobre todo cuando se les retira la proteína animal (leche, carne, pollo, pescado, huevos), esencial para el crecimiento de huesos, músculos, tejidos corporales y también el cerebro.

Esto es lo que dijeron algunos de los expertos consultados por El Estímulo, acerca de los efectos científicos y verificables de alimentarse poco y mal de manera prolongada en el tiempo. En general, ponen énfasis en que la delgadez o la gordura son relativamente insignificantes: un obeso, que solo está comiendo harinas, pasta y arroz, tampoco es nutricionalmente eficiente.

Hambre en menores y embarazadas

“El período de crecimiento más rápido de un ser humano son los primeros 1.000 días de vida, incluyendo los 9 meses de embarazo. Lo que no quiere decir que la desnutrición no afecte a un niño de 10 años, pero en general le afecta menos que a un bebé. En general, somos mucho más vulnerables antes de los 5 años de edad” diagnostica la pediatra Mercedes López de Blanco.

Y luego hace otro diagnóstico más preocupante aún: “Detrás de un niño aparentemente perezoso, callado, tranquilo e inactivo, generalmente habrá un niño que repetirá materias o desertará de la escuela. Son los más ignorantes de la clase. No pueden competir con los demás. Un niño que se duerme en clase está desnutrido hasta que se demuestre lo contrario”.

Captura de pantalla 2016-06-27 a las 21.34.06

Sorprendentemente, no se ha establecido relación concluyente entre el hambre de una mamá y la calidad de la leche que sale de sus pechos: en teoría, todo lo que necesita la fábrica del alimento más perfecto de la naturaleza es agua. “La leche materna es el líquido más dinámico del mundo. Su valor nutricional se modifica dependiendo sobre todo del estado del lactante. Mientras más desnutrido, mas densa nutricionalmente es la leche que produce la mamá. Por mucha hambre que la madre tenga, la leche mantendrá valor nutricional, pero a expensas del agotamiento de sus reservas. Si la mamá llega a un extremo de delgadez o deshidratación, también su leche comenzará a empobrecerse”, apunta Susana Raffalli.

La nutricionista toma aire y deja algunas cifras para la reflexión:

Un niño desnutrido de una madre desnutrida, paradójicamente, será un adulto con 30% más de riesgo de sufrir obesidad, hipertensión y cardiopatía

Un niño desnutrido en sus primeros 2 años de vida tendrá 10 veces menos probabilidad de sobrevivir a las enfermedades prevalentes en la infancia

Un niño desnutrida tiene 5 veces menos probabilidad de completar su trayectoria escolar

Una niña desnutrida tiene 40% más probabilidades de ser la futura madre de una niña que no llegará a los 5 años

Los adultos que en su infancia fueron desnutridos percibirán 20% menos ingresos que los niños bien alimentados

Hambre en adultos

“El adulto no se va a volver bruto porque ya su cerebro está formado, pero si le quitas todas las fuentes de vitamina A, por ejemplo la leche y los vegetales, a largo plazo tendrá problemas visuales e incluso ceguera. Si eliminas la vitamina C, escorbuto, enfermedad que creíamos erradicada y de la que ya se están reportando algunos casos en Venezuela. Si suprimes vitamina B y el hierro, cuyas principales fuentes son de origen animal, anemia y fatiga”, aclara el nutricionista Enrique Montbrun.

Captura de pantalla 2016-06-27 a las 21.35.30

“Los adultos podemos adelgazar mucho y ponernos un poco anémicos, pero en general vamos a sobrevivir. Cuando ocurrió el Período Especial en Cuba, a comienzos de los años 90, me tocó ver a colegas de ese país que parecían cadáveres ambulantes, con una conjuntivitis espantosa. Observas pasividad, angustia y tristeza, que en realidad son expresiones de depresión clínica. El ser humano simplemente no puede subsistir de manera sana en el tiempo con dos o menos comidas diarias”, narra Mercedes López.

“Probablemente estamos rodeados de adultos anémicos, que es algo que se aprecia a simple vista y forma parte de las manifestaciones de la denominada ‘hambre oculta’. En Cuba había adultos que solo comían plátano. La gente se empezó a quedar ciega, se pensó que era un brote de toxoplasmosis pero en realidad se trataba del viejo y simple ‘beriberi’, por ausencia de vitamina B. La productividad de un adulto va a disminuir entre 20% y 30%, sobre todo en términos intelectuales, porque pensar requiere mucha energía”, agrega Susana Raffalli.

Fotos: Meridith Kohut para un reportaje especial en The New York Times

Sé el Primero en Votar!

Busquedas:

  • hambre en venezuela actualidad

También puedes ver

FOTOS: Así fue la reapertura de la frontera entre Venezuela y Colombia después de un año de cierre

En las primeras 15 horas con la frontera abierta pasaron más de 90.000 personas por …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *