Sin embargo, también señala que la tendencia puede mejorar y que 2016 será un año interesante en la lucha contra la corrupción. “Hemos sido testigos de dos grandes tendencias en América en el 2015: el desenmascaramiento de grandes redes de corrupción y la movilización de grandes masas de ciudadanos en contra de la corrupción”, dice Alejandro Salas, Director para América.

En el estudio del año 2015 resalta el caso Brasil, país que bajó cinco puntos con respecto a su posición en 2014, luego de que el caso Petrobras saliera a la luz pública. Uruguay, por el contrario, es el país más transparente de la región y se ubica en el puesto 21 de la tabla, con 74 puntos. Le sigue Chile, que con 70 puntos alcanzó el puesto 23. Costa Rica es el último país cuya calificación está por encima de los 50. Tiene 55 puntos, por lo que ocupa el puesto 40.

A nivel mundial, Dinamarca ocupa el primer lugar por segundo año consecutivo, con 91 puntos, mientras que Corea del Norte y Somalia muestran el peor desempeño, con apenas 8 puntos cada uno.

“Podemos vencer la corrupción si trabajamos juntos. Para terminar con el abuso de poder, los sobornos y arrojar luz sobre tratos secretos, los ciudadanos deben trabajar juntos para decirle a sus gobiernos que ya es suficiente”, comenta José Ugaz, Presidente de la organización.